Como toda la gente hemos visto un numero sin fin de vallas publicitarias, mientras caminamos, manejamos o simplemente cuando realizamos una actividad en la calle. Para iniciar y como ya me es costumbre, arrancare el tema definiendo "Vallas publicitarias", toda la gente podrá conocerlas, pero pocas de ellas conocen su definición.

 

 

¿Que es una valla publicitaria?

Es un soporte plano sobre el que se fijan carteles publicitarios.

 Entonces, si es un soporte plano como lo menciona la definición, ¿No puede ser nombrada valla a la publicidad que ahí esta expuesta?, la respuesta es ¡SI!, cuando hablamos de vallas publicitarias estamos hablando también de publicidad exterior en vallas.

¿Es un diseño estándar para todas las vallas en las que se coloca publicidad?

No, simplemente no.

Existen 5 diferentes modelos de vallas: Monoposte, Tres caras, Iluminada, Baja y Tradicional

 

 

Vallas Monoposte:

Es aquella que va soportada por un solo pie. Normalmente van colocadas en zonas poco pobladas o vías interurbanas.

Vallas de tres caras:

Son paneles de sección triangular que están impresos por las tres caras. Un sistema automático hace que giren lo que provoca el cambio del mensaje.

Vallas Iluminadas: Esta valla es la tradicional, solamente que lleva como plus, la iluminación interna del panorámico, lo que permite una mayor visualización nocturna y una fácil lectura en lugares oscuros.

 Vallas Bajas:

Este tipo de valla esta mayormente ubicada en estadios deportivos, y son aquellas que van a los alrededores de la cancha en la parte baja de las gradas. Ahora este sistema ha revolucionado y ahora ya no son estáticas si no que también llevan transición entre ellas para ser más atractivas a la vista.

Vallas Tradicionales:

Son las vallas que TODOS conocemos, aquellas que con tan solo mirar hacia arriba podemos observar, son las vallas comunes puestas sobre una plataforma plana y que si llevan iluminación esta será por fuera y no por dentro como las vallas iluminadas.

 

 

Ventajas:

La publicidad exterior constituye un valioso complemento a las campañas de publicidad lanzadas en otros medios de comunicación: televisión, radio, prensa. En este sentido, la publicidad en el exterior constituye un buen recordatorio a los mensajes lanzados en otros soportes y un importante refuerzo de los mismos. No hay que olvidar que las vallas y carteles se colocan en la calle junto a establecimientos comerciales por lo que se pueden considerar el último impacto que recibe el consumidor antes de realizar el acto de compra.

Salvo en recintos cerrados, se trata de un medio activo las veinticuatro horas del día los siete días de la semana.

Colocada en lugares estratégicos consigue que su público objetivo tenga un gran número de impactos (pensemos, por ejemplo, en la publicidad en estadios de fútbol)

La publicidad exterior, puede dirigirse a determinados segmentos difíciles de abordar de otro modo: los jóvenes, trabajadores que pasan mucho tiempo fuera de casa que apenas tienen tiempo de ver la televisión ni leer soportes impresos (transportistas, viajantes, etc.

Su bajo coste por millar (CPM) la hace muy apetecible para cualquier tipo de campaña.